lunes, 21 de marzo de 2011

Qué importa

Hoy me puse la pollera que mi iba a poner el día que chapamos pero que al final no usé porque sus colores y su forma me convertían en una cosa rosada, rolliza y redonda. Hoy no me hace sentir así. Mientras me miraba al espejo pensaba cuán diferente hubiera sido la logística de nuestra pasión de borrachos si hubiera tenido esa pollera. Es tiro alto, así que el tránsito de tu mano hasta mi culo se hubiera hecho casi imposible. ¿Hubieras tenido el coraje de ir desde abajo, atravesando las rodillas, los muslos, las nalgas? Tiene botones, de arriba a abajo, por el medio, ¿hubieras pensado, en la desesperación del momento, en desabrochar alguno de ellos? Y yo, con la ansiedad de una pendeja que recibe en navidad la barbie travesti que esperó todo el año , ¿hubiera podido moverme con tanta flexibilidad, con el estómago dividido en dos por el tiro de la pollera?

Qué importa.

Vamos a ver
que hace hoy por mí
este nuevo envase.

4 comentarios:

naná dijo...

blogspot debería incluir un botón de " me gusta", ojalá lo lea y sufra.
si, vos: puto.

lala tulalán dijo...

sos tremenda

NANÁ dijo...

gracias

Clari Folkscience dijo...

"la logística de nuestra pasión de borrachos"... citable por demás.